Perspecivas2018Por: Walter Spurrier
Grupo Spurrier

¿Economía en recuperación?

 Antes de tratar de las perspectivas del nuevo año, cabe pasar revisión a cómo finaliza 2017. Es tercer año consecutivo de desempeño mediocre. En 2015 el PIB a duras penas creció 0,1%ñ en 2016 hubo una severa contracción de -1,6%, y en 2017 habría crecido entre 1.0% y 1,5%, según estimados de la Cepal y el BCE, respectivamente.

El PIB, en términos constantes, sería menor en 2017 al de 2014. La población crece 1,5% anual, por lo que la contracción en el PIB per cápita es significativa.

Tanto la previsión oficial como la de la Cepal superan a las expectativas que se tenían a mediados de año, debido a dos factores conexos.

En primer lugar, el precio del petróleo se recuperó en $10 por barril en 2017, lo que mejora los ingresos fiscales. Los mayores ingresos petroleros se deben a la recuperación de precios. La producción viene decayendo desde septiembre 2016, (560 mil bpd) y a octubre está en 526 mil bpd.

El acceso al financiamiento externo es el segundo factor. Ese mejor precio del petróleo incide en que los mercados financieros consideren que el Ecuador es menos riesgoso, y por lo tanto abran sus chequeras y así el gobierno obtiene todo el financiamiento que requiere para mantener su ritmo de gasto. Ecuador colocó bonos en el mercado financiero internacional en mayo y octubre. En enero-octubre, hubo desembolsos netos de deuda pública de $4,9 millardos, mitad deuda externa y mitad deuda interna.


Hay liquidez, la banca presta

La liquidez se mantiene alta y se acelera; M1, la medida más restrictiva, crece 11,3% interanual a octubre.

En noviembre los depósitos bancarios crecen USD1.400 millones interanual, alza de 5,5%. No crecen más porque el público, suspicaz de los designios del Presidente Correa sobre la banca y la dolarización, opta por tener altos balances en efectivo.

Es muy pronto para que las políticas de Moreno tengan una incidencia sobre este comportamiento.

La eliminación del dinero electrónico como herramienta del BCE para emitir una moneda alterna, y su reemplazo por la billetera electrónica como medio de pago a través de celulares, contribuirá a retornar la confianza del público. Pero la transferencia del BCE a la banca privada de la responsabilidad de mantener la liquidez de la economía, puede ser contraproducente.

La banca privada está prestando. A noviembre, sus operaciones crecen 14,8% interanual, incremento de USD3.400 millones.


Comercio Exterior Equilibrado

En los doce meses a octubre hay un superávit comercial de $239 m. La salvaguardia que estuvo vigente en los primeros meses del año contribuyó a restringir las importaciones.

Los Precios Caen

No hay inflación al consumidor; los precios caen -0,20% interanual a noviembre. Los precios de los EE.UU suben 2,2%.


2018: Escenario Central

Habría bajo crecimiento económico, debido a la pérdida de competitividad de la producción nacional como consecuencia de inflación superior a la internacional.

El BCE estima que la economía podría crecer 2,0%, pero la Cepal es más sobria: 1,3%. El comportamiento dependerá del precio del petróleo y de la disponibilidad de financiamiento externo.

Mediante la llamada ley de reactivación, las autoridades dejan claro que su visión de reactivación difiere en 180 grados con lo que busca el empresariado. Las empresas quieren un entorno que les permita bajar costos de producción y ganar en productividad, que se abran mercados y exportar más. Pero el gobierno opta por cerrar más la economía. Su principal objetivo es restringir las importaciones: alza de aranceles; mayores atribuciones a la Senae para castigar a importadores, y la paquetasa, como la denomina la CCG.


La previsión oficial

Para 2018, las autoridades prevén un repunte en la formación de capital (inversión), luego de una muy fuerte reducción en el presente año. Pero dado el rechazo de las autoridades a los planteamientos empresariales en el Consejo Productivo, difícilmente se dará ese repunte de la inversión.

En cambio para 2018 El BCE prevé una desaceleración del crecimiento del consumo de hogares, lo cual no es una perspectiva halagadora para el sector comercial.

La posibilidad de cambio en las políticas parece alejarse. Vendría cuando no haya acceso al crédito externo o caiga el precio del petróleo, lo que no necesariamente se dará en 2018.

Ante la falta de apoyo oficial para lograr una reducción de costos internos, las empresas tendrán que recurrir a su propia iniciativa para reducir costos y ganar competitividad, sin contar con la colaboración de las autoridades.

Buenas Expectativas de Mediano Plazo

En lo que respecta al déficit fiscal, el gobierno tiene en sus manos las herramientas para reducirlo paulatinamente, y sin mayor costo: permitir el crecimiento de la exploración y explotación petrolera y minera.

El Ministerio de Hidrocarburos tiene una hoja de ruta para incrementar la producción petrolera a 700 mil bpd para la finalización del presente período presidencial.

Eso generaría en 2021 alrededor de $2.000 m más de exportaciones petroleras y de ingresos fiscales en relación a 2017, cubriendo aproximadamente el 20% de la brecha fiscal que tiene que reducirse.

En minería, en los próximos años habría una inversión importante que favorecería a la economía de las localidades cerca de las minas donde será la exploración y posteriormente el desarrollo.

En un plazo más largo, el próximo período presidencial, comenzaría un importante crecimiento en las exportaciones mineras y el consecuente incremento en los ingresos fiscales.

Si hay apoyo al desarrollo de las actividades extractivas, el ajuste al gasto público, cuando tenga que darse, no tendría que ser tan severo.