guayaquil-antiguoHistoria

Era el año 1889 y aún cuando Santiago de Guayaquil no tenía sino unas 20 cuadras de largo por unas tres o cuatro de fondo, ya era, como lo es hoy, uno de los puertos comerciales más importantes de América del Sur.

La gente emprendedora de esa época había desarrollado varias casas comerciales, invirtiendo fuertes capitales en sus instalaciones y contribuyendo a generar riqueza y trabajo para sus habitantes.

Estos comerciantes se reunían en sus casas donde hablaban y deliberaban sobre los asuntos relacionados con sus negocios, entre ellos, defenderse de los abusivos impuestos, vestigios de las “alcabalas” de la época de la colonia.

Estas reuniones eran cada vez más frecuentes y los temas iban necesitando de la intervención de instituciones y entidades de gobierno. Así fue surgiendo la idea de crear una institución legalizada, para proteger los intereses del comerciante.

En 1889 se resolvió que la nueva entidad estaría conformada por un Consejo de Administración y por todos los miembros que se inscriban como socios, con el fin de darle voz y representación en el concierto y dirección de la vida nacional, a la ciudad económicamente más activa del Ecuador.

Así, el Presidente de la República, don Antonio Flores Jijón, dispuso la creación de la cámara, mediante decreto de fundación expedido en el Palacio de Gobierno en guayaquil-antiguo-02Quito, el 5 de Junio de 1889.  Ésta tenía la obligación de convertirse en una entidad de consulta de los gobiernos, y a la vez de opinar representando el interés de la región, en asuntos de hacienda, comercio, y navegación.

Así nació el primer y más antiguo gremio del sector privado del Ecuador y la tercera Cámara de Comercio establecida en Sudamérica.  Fue fundada para servir al interés gremial de sus afiliados, al desarrollo de sus actividades comerciales y empresariales, dentro del marco de la ética y de las leyes de la nación.

En 1909 se amplió a “Cámara de Comercio y Agricultura”. En 1934 a “Cámara de Comercio, Agricultura e Industrias”, y en 1938 volvió a denominarse “Cámara de Comercio de Guayaquil”.

Durante más de un siglo, la actividad comercial ha ido creciendo conjuntamente con esta Institución, impulsando el comercio, generando riquezas y empleos productivos; contribuyendo al desarrollo social del Ecuador.

En sus años de servicio, la Cámara de Comercio de Guayaquil ha logrado escribir mediante sus campañas, sugerencias, estudios y acciones, gran parte de la historia de este país, y continúa marcando el liderazgo en la defensa y desarrollo de su gremio.